El último vestigio de luz en una eterna noche

A veces pienso en estos momentos de debilidad que me aprisionan. Lo oscuro roza la obsesión de una mente herida. En estos instantes eternos, la mortalidad se mastica con fuerza y a regañadientes. Uno siempre se atraganta en este menú, quintaesencia de la vida es en ocasiones lo salado. Hasta tal punto que se vuelve intragable y el dolor te ahoga con un marchito abrazo. Su brutal contacto rompe desproporcionadamente un cuerpo de cristal: el tuyo. Ahora perforado y fragmentado en restos de ti… Se diluye tu identidad en pedacitos fundidos en la búsqueda de certezas y la marea de las incertidumbres. Poco a poco, y con paciencia, debes completar este puzzle, construir una identidad y forjarla en un nuevo cuerpo. Pero yo aún me pregunto en este doloroso proceso: ¿De lo roto y reciclado se puede crear un ser humano otra vez?

Hoy y ahora, me siento una personita con el alma desnuda, prieta de temores inciertos, que agazapan el alma entre arañazos. La existencia se tambalea como una peonza vieja y carcomida que no para de girar sobre si misma. Pero yo no solo pierdo fuerza de forma latente, también me mareo por mis circunstancias, pues aunque a ratos me pesa aún respiro. Las vueltas de la vida son giros incontrolados. Los dulces los vemos como un corto viaje y muy merecido, mientras los insípidos se vuelven inexorables y aciagos para cualquiera. Anhelamos las bendiciones, y rehuimos de las maldiciones. Cuando hay un poco de cada mitad en cualquier existencia. Y a veces reconocer su ubicación es imposible. Dones que cargan defectos y el efecto de un error que nos empodera, ambos son ambiguos pues danzan constantemente. Empeorar y mejorar, acciones que suben y bajan como un bascula oxidada. Reclamamos una justicia externa y eterna que tiempo atrás ya se fugo. Aún no sabemos si su retorno responde más a un anhelo que a un futuro presente.

En este momento, no me siento especial la verdad… Supongo que todos hemos sentido vértigo de nuestra propia vida. Pensar que un día es un viaje eterno por el más oscuro abismo de los avernos. Y lo peor es cuando se repite esa sensación momento a momento… Esa profunda, negra, viscosa y sustancia es el dolor. Emerge al ser penetrada como si nuestra alma fuera puro petróleo. Paso a paso va escalando nuestro sufrimiento, cada vez peor transmuta en un alma rota. Sus espejismos constante más bien son pesadillas muy vivas y deformes.

Fruto de ausencias y depresiones, la muerte sugerente nos saluda con la fuerza que nos resta segundo a segundo… La fragilidad nos atraviesa sin compasión, con la carga henchida de las cicatrices que avanzan dejando descosidos. Así se abren fragmentos de nuevos pliegues de un cuerpo cada vez más arrugado. Caen de forma inevitable los jirones de mi ser, un muñeco roto cuyo interior, antes algodón, ahora se ha vuelto una piel dura y sucia, oscurecida por las manchas de mis noches internas.

Pero lector, recuerda los días prevalecen a las noches y viceversa en un ciclo infinito. Estos líneas son fruto de una reflexión a duermevela. Una disputa entre existencias. Donde la pocas hogueras de mi voluntad penetran en las tinieblas de mi interior con el faro de la palabra y los brasas del amor. En esta eterna lucha entre bien y mal de cada persona, tras sobrevivir a el último rayo de luz atrapada en las sombras de un yo cautivo, he vuelto renovado una vez más. Y puedo decir finalmente que no dudo ya: tras las largas noches internas siempre un nuevo amanecer en el firmamento despierta.

#Marc Salvador Queral #SXX1 #Aprendizaje Dialógico #Noche #Dolor #Depresión #Luz #Esperanza #Reflexiones #Microrrelato #Tinieblas

Publicado por Marc Salvador Queral (Educación Dialógica SXX1)

Persona, humanista, escritor y futuro docente, sueño con un mundo donde todos seamos iguales, distintos y felices gracias a la cooperación de todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: