Pesadillas anquilosadas anhelan esperanza

Me levanto y ya no se porqué… si soy honesto. Hoy es un mal día dentro de una horrible y oscura racha, me siento una pesadilla cuya sombra ha digerido un abismo. Una vez más, esqueletos de maniobras truncadas danzan en mis manos, mi existencia se volvió un juego de malabares malditos. Mis sueños, ahora huevos rotos… voltean mis mañanas entre cascaras de ilusión. Mi esperanza me fríe, me calcino en energías que se evaporan dolorosamente entre mis dedos. Y mi cuerpo así se enfría (criogenizado entre lamentos y lágrimas tan puras que son casi sólidas,…) mientras la noche se engalana con sus mejores e irracionales miedos, sin compasión los lanza a bocajarros como pedradas rotatorias del destino. Cortan los guijarros mi alma henchida. Y ya no brota ni siquiera sangre, solo nervios y dolor germinan en un cuerpo, más cercano a un difunto que a un ser. Mas la vida, ahora un poco mórbida, me ha demostrado (al menos hasta hoy) que todas malas rachas pasan y a su manera la vida se abre paso. Siempre. Pese a todo…

#Marc Salvador Queral #Depresión #Ansiedad #Vitalismo #Microrrelato #Esperanza

Publicado por Marc Salvador Queral (Educación Dialógica SXX1)

Persona, humanista, escritor y futuro docente, sueño con un mundo donde todos seamos iguales, distintos y felices gracias a la cooperación de todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: