Blog

Mi helado favorito

Eres como el helado, dulce pero fría. Muy necesaria en verano, pero pasa el tiempo y si no se te vigila en exceso, te derrites completamente dejando todo perdido de manchas. Así tu esencia impregna todo alrededor en abrazos de puro chocolate. En mi paladar te has vuelto tan intensa como frágil, en cada mordiscoSigue leyendo “Mi helado favorito”

Siempre serás tú

Me agrandas y me empequeñeces fácilmente como a un chicle. Te adentras en mí como el eco masculla al sonido o la luminiscencia multicolor invade un amanecer. Definitivamente, me cambias ¿sin retorno?, porque lo que das, también lo puedes quitar. Con la facilidad de un latido tembloroso me adentro en tu esencia, para al finalSigue leyendo “Siempre serás tú”

La campana

 Soy esa campana dormida capaz de crear el más atroz y oxidado ruido o volverme música eterna y armónica. Habito en lo más alto de las cumbres de la soledad y algún día moriré oxidada. Mis tañidos, como latidos metálicos, dependen del tacto de mis acompañantes. Desde mis entrañas devoro los golpes y los transformoSigue leyendo “La campana”

Insomnio Estelar

Una vez más desinhibido miro al firmamento por pura necesidad. Me siento inmensamente pequeño, pero ya no me importa. Busco coleccionar estrellas que nunca alcanzaré. Persigo desde la distancia su estela, no en vano me atrapa por misterios aún desconocidos. Su fulgor me recuerda que prevalece la luz incluso en los rincones más oscuros delSigue leyendo “Insomnio Estelar”

Somos un viaje

Hoy me invade la certeza de una pequeña aventura. Presiento que encontraré algo que merezca la pena. Un misterio trepidante por responder, aún de incógnito para el resto. Huelo todo a un “no sé qué”, solo puedo confirmar que la quintaesencia de la vida le embriaga. Borracha de acción busca un trepidante loco que buscaSigue leyendo “Somos un viaje”

Polillas encerradas

Me da miedo pensarlo, pero empiezo a sentir desapego por ti. Las mariposas que revoloteaban en el estómago son ahora polillas encerradas. Les han quitado las alas y la seda caduca me recuerda que alguna vez fueron capullos. Al final, el magnetismo de polos opuestos previo se aleja ante la cotidianeidad de los días iguales.Sigue leyendo “Polillas encerradas”

Gotas de lluvia

No me arrepiento de haber cruzado contigo hasta el último de los arco iris. Hemos sido gotas de lluvia, perseguidas por la humedad y el efecto translúcido del sol. En tus cristalinos aledaños descubrí mis umbrales, los límites de ambos paradójicamente nos permitieron crecer con cautela hacia una mejor versión de cada una. Recuerdo tuSigue leyendo “Gotas de lluvia”

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.


Sigue mi blog

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

A %d blogueros les gusta esto: