Fluctuaciones espontáneas

Intentar ser espontáneo da miedo casi siempre. Sincerarse, mostrarse, desnudarse, volverte vulnerable, evidenciar las heridas que nos atañen, fomentar juicios sobre nuestras acciones y pensamientos… Todas proezas incluso con los más íntimos. Incluso con uno mismo. Pero a veces, se supera el reto y se consigue. Saboreamos su esencia y la buscamos como el escasoSigue leyendo “Fluctuaciones espontáneas”

Un penal encriptado

Libero mis prisiones emocionales encadenadas a los demonios internos. A expensas de mi cautiverio, se mueven en libertad. Los defectos. Aquellos que regurgitan mis problemas hasta volverlos su funesto alimento. Heridas sazonadas en cicatrices son los guardianes de mi penal. Su silbido penetrante, ese eco del dolor, te abraza y recubre con su asfixiante atmósfera.Sigue leyendo “Un penal encriptado”

La anhelada danza entre el amor y el perdón

Con tu llegada despertaste una parte dormida de mi ser. Una anquilosa compañía, la soledad, fue despegada con delicadeza ante tu presencia . No fue brutalmente expulsada como los borrachos en un bar ni la espina clavada sin compasión. Mas bien: se liberó por fin. Otra paloma enjaulada que descubrió el vuelo celeste gracias aSigue leyendo “La anhelada danza entre el amor y el perdón”